Tratamientos Para El Cabello.

Existen numerosos tratamientos para el cabello. Los hay de tipo casero o naturales, transmitidos de madres a hijas; los hay comerciales, que puedes adquirir en la tienda y administrártelos tú misma; y los hay que los recomiendan y/o aplican profesionales del estilismo o médicos dermatólogos.

Identificar nuestro tipo de pelo

Antes de afrontar cualquiera de estos tratamientos para el cabello debes identificar qué tipo de pelo es el tuyo y, muy importante, en qué estado se encuentra. Por ejemplo, si tienes el cabello lacio -es decir, liso- seguramente será más un pelo graso que seco; es un pelo fuerte y resistente, pero difícil de rizar. En cambio, si tu melena se ondula naturalmente, con toda probabilidad tendrás un pelo más bien grueso. Si tu cabello es rizado de por sí, será más suave y fino, y brillante si es un pelo sano y bien cuidado. Por último, y siguiendo de menos a más, si tienes un cabello lleno de pequeños rizos -tipo afro-, sabrás que es de poco brillo y bastante frágil.
tratamientos del pelo

Tratamientos para el cabello diferentes en cada caso

Si tu cabello es demasiado graso, a las pocas horas de lavarlo el exceso de grasa que generas le da un aspecto aceitoso, que parece que no esté limpio. Entre los tratamientos para el cabello graso más populares, de tipo casero o natural, se encuentra la mezcla de aloe vera y limón, o simplemente enjuagar la cabeza con el zumo de un limón en un litro de agua, después del lavado, una vez a la semana. Los tratamientos para el cabello graso comerciales presentan tipos de champú específicos, de los que no conviene abusar; los días que no lo utilices, lava el pelo con agua fría. Una alternativa es recurrir a un champú suave, que tenga el ph neutro.

Si, por el contrario, tu cabello está reseco, quizá no porque sea seco naturalmente, sino porque ha sido sometido a excesos en el lavado, los tintes, el planchado, etc. Los tratamientos para el cabello reseco pasan por escoger un champú ácido. La propuesta natural para tratar de reparar cabellos secos pasa por mezclar aceite de almendra o aceite de rosa mosqueta, con un poco de miel y con la yema de un huevo.

Keratina

Los tratamientos para el cabello con queratina, aunque circulan por la red vídeos de cómo aplicarlos en casa, es preferible que los administre un estilista. La queratina es una proteína presente naturalmente en el pelo (también en las uñas). La técnica persigue revitalizar el cabello al aplicar dosis de queratina natural mediante la plancha cerámica. Este tratamiento se conoce también como alisado brasileño. El resultado es un pelo liso y brillante.

Caspa

Para el problema de la caspa existen numerosos tratamientos para el cabello y productos eficaces en el mercado. El champú anticaspa se aplica en el cuero cabelludo manteniéndose durante unos cinco minutos para después enjuagarlo con el agua. El tratamiento para el cabello con caspa puede requerir la atención de un médico dermatólogo, sobre todo si padeces picor y desazón continuos. También el aloe vera y el zumo de limón se presentan como remedios naturales contra la caspa.

Pérdida de pelo

Existen infinidad de reclamos publicitarios que ofrecen tratamientos para el cabello a aplicar cuando sufrimos alopecia, es decir, caída del cabello. Si alguna vez, al cepillarte el pelo, has comprobado que se cae más de lo normal, seguro que te has preocupado. Pues bien, tómalo con calma y acude a la consulta de un dermatólogo. El médico analizará las causas de la caída y te recomendará el tratamiento para el cabello más adecuado, incluyendo el tipo de champú y los refuerzos de alimentación que precises.

Trucos para mantener un pelo sano

cuidados del peloUna buena costumbre para mantener el cabello sano y bonito es cortar las puntas con relativa frecuencia, de forma que eliminemos daños visibles.

También debes tener presente un factor tan importante como la alimentación. Los tratamientos para el cabello pasan por detectar las carencias o excesos que tenga tu pelo, lo que te permite reforzar la presencia de determinados elementos en la alimentación. En tu dieta deben estar presentes las proteínas, procedentes de las carnes y pescados, productos lácteos y huevos. Hay un mineral fundamental para disfrutar de un cabello sano, que es el zinc. El zinc lo contienen el germen de trigo, las galletas integrales, el hígado, y sobre todo, las ostras.

Finalmente, no olvides beber agua en cantidad suficiente, entre litro y medio y un litro al día. Tu organismo necesita estar bien hidratado, y tu cabello también.

Y, hablando de agua, una última recomendación. Cualquiera que sean los tratamientos del cabello que necesites, utiliza el agua en el lavado a una temperatura más templada que caliente. El agua muy caliente deteriora el cabello. Lo recomendable es combinar la fría con la templada, acabando con la fría, para estimular el riego sanguíneo en el cuero cabelludo.

De entre los diferentes tratamientos que existen descubramos qué es el tratamiento keratina.

Compárteme...Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on TumblrShare on Google+0